La compañía Invisalign pone a disposición del consumidor unos ‘brackets’ transparentes y de fácil extracción con el objetivo de sumar tanto en estética como en comodidad

El uso de las ortodoncias ha ido evolucionado a lo largo de los años. Desde los clásicos armatostes de hierro, se han ido adaptando poco a poco hasta llegar a ser prácticamente invisibles al ojo humano.

Este es el caso de la ortodoncia invisible ‘Invisalign’ cuya principal característica es que no necesitas brackets, ni alambres en tu boca, ya que el ser transparente hace que no parezca que lleves nada.

Con este aparato los dientes se enderezan al igual que con el clásico aparato de metal, pero con la ventaja de que se nota mucho menos, y sobretodo, te lo puedes quitar siempre que quieras, ya sea para cepillarte los dientes, comer o por motivos sociales.

Para llevar a cabo el tratamiento, primero se hacen una serie de modelos y fotografías que son enviadas al centro Invisalign, especializados en este tipo de ortodoncias, para que a través de la impresión 3D fabriquen un modelo de aparato dental específicamente adaptado para cada caso.

Este tipo de ortodoncias solo pueden ser aceptadas por un ortodoncista certificado por Invisalign para saber si el tratamiento es adecuado o no para cada caso. Con este avance, se pretende que los tratamientos de ortodoncia sean mucho más estéticos y cómodos.

¿Cómo funcionan?

Los alineadores de Invisalign deben cambiarse cada dos semanas, de forma que los dientes se irán alineando gradualmente hasta llegar al punto perfecto.

El tiempo de su uso dependerá siempre de cada caso, rondado siempre el año de tratamiento, que será algo más en los casos más complicados.

Para usar este tipo de tratamiento bucal, será necesario que un ortodontista certificado por la compañía determine si el tratamiento con Invisalign es adecuado o no a cada caso, por ejemplo, en los niños está desaconsejado usar esta técnica que hace de los ‘brackets’ algo mucho más liviano y llevadero para aquellos que lo necesitan.

Tipos de ortodoncias

Damon System: una ortodoncia rápida y confortable

Este aparato bucal regala una sonrisa mucho más natural a través de un procedimiento mucho más llevadero que el de los habituales aparatos dentales

El método ‘Damon System’ permite mejores resultados en menos tiempo y con más comodidad que los clásicos sistemas de ortodoncia. Este tipo de brackets permite a los dientes una mayor facilidad y comodidad.

Esta ortodoncia requiere menos ajustes, y por lo tanto, menos visitas a la clínica dental para que el aparato sea ajustado. Además, cuenta con un enfoque de tratamiento que alinea los dientes, mejora la estética, y sobretodo, sin necesidad de expensores platinos rápidos.

Por su parte, Damon System permite ciertas ventajas en relación a otros tipos de herramientas bucales, empezando desde la significativa bajada del tiempo de tratamiento, hasta la gran mejoría de resultados que proporciona la calidad de dichos brackets, que regalan una sonrisa más amplia y un perfil más natural.

Además, esto permite una menor necesidad de practicar extracciones, reduciéndose los  casos de extracciones y como hemos dicho con anterioridad, las visitas al dentista.

Brackets metálicos

Este tratamiento es el más habitual en personas que quieren lucir una mejor sonrisa  

Los brackets metálicos son el sistema de ortodoncia más usado por las personas que quieren corregir sus dientes. Esta técnica utiliza pequeñas piezas metálicas adheridas al diente, estas modifican la dentadura gracias a la forma que ejercen estas a través del metal que las une.

Una parte importante durante el uso de brackets es la limpieza. El paciente debe ser meticuloso con su higiene dental y cumplir los consejos impartidos por los especialistas.

Además, los brackets metálicos también corrigen otro tipo de problemas como el alineamiento o mordida, dejando una sonrisa más natural.

Brackets estéticos

El uso de brackets se ha extendido en gran medida durante los últimos años, gracias en parte a los avances llevados a cabo por las clínicas dentales

Los brackets estéticos son una opción muy demandada por personas adultas que se han decidido a corregir sus dientes. Esta gama de aparatos dentales cumplen la misma función que los convencionales, pero en este caso se suma el plus de estar confeccionados por materiales más discretos.

Las prácticas más habituales en cuanto a brackets estéticos son los linguales y las ortodoncias de zafiro.

Brackets linguales

Los brackets linguales se colocan detrás de los dientes, siendo totalmente invisibles cuando estamos sonriendo. Existen diferentes tipos de linguales dependiendo del material del que están hechos, pero todos están personalizados al 100% para cada caso.

Estos brackets se caracterizan por su comodidad durante el tratamiento. Los resultados suelen ser rápidos y las visitas al ortodoncista son menores que con los brackets metálicos, aunque todo siempre dependerá de la evolución del paciente.

Ortodoncia de zafiro

Este tipo de brackets se caracterizan por su alto nivel estético durante el tratamiento, ya que son traslúcidos y no se tiñen, en diferencia de los aparatos comunes de metal. A diferencia de los linguales, estos se colocan por delante del diente pero confeccionado por un material prácticamente imperceptible.

A parte de su nivel estético, cumplen de manera excelente su función, que no es otra que corregir mordidas, alinear dientes y mejorar la estética dental del paciente.